Cazador Arcano

domingo, febrero 19, 2006

Credo de los sueños

Creo en Pablo Picasso, Todopoderoso,
Creador del Cielo y de la Tierra;
creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fue crucificado, muerto y sepultado por el tiempo,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,
creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
creo en la cualidad aérea del ser humano,
configurada en el recuerdo de Isadora Duncan
abatiéndose como una purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;
creo en las monedas de chocolate
que atesoro secretamente debajo de la almohada de mi niñez;
creo en la fábula de Orfeo, creo en el sortilegio de la música,
yo que en las horas de mi angustia vi al conjuro de la Pavana de Fauré,
salir liberada y radiante de la dulce Eurídice del infierno de mi alma,
creo en Rainer María Rilken héroe de la lucha del hombre por la belleza,
que sacrificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer,
creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia,
creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;
creo en un barco esbelto y distantísimo que salió hace un siglo al encuentro de la aurora;
su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles,
junto a sus sienes un resplandor de estrellas,
creo en el perro de Ulises, en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas,
en el loro de Robinson Crusoe, creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta,
el beralfiro el caballo de Rolando,
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero,
creo en la amistad como el invento más bello del hombre,
creo en los poderes creadores del pueblo,
creo en la poesía y en fin,
creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama..

Poesía: Aquiles Nazoa

viernes, febrero 03, 2006

Noches largas

Faltan 20 minutos para que suene el primer despertador, la noche ha sido larga pero afortunadamente ya termina. Un noche sin dormir, puede significar, dentro de esas horas de insomnia, muchas cosas, que van desde la desesperación de acumular cansancio y necesidad de descansar (y no poder), hasta el aburrimiento y la indiferencia ante las horas que en la noche pasan mucho mas lentas que en el día.

Durante los meses de agosto y septiembre tuve muchas noches de insomnio (casi quince) y la preocupación por ello fue bastante, ya que no tenía necesidad de dormir durante el día; fue angustiante pero simplemente pasó, por aquellos días, una amiga muy entrañable toda vez que me veía, su primera pregunta era si había dormido durante la noche; solía decir “persona que no duerme fácilmente puede enloquecer”.

Intenté muchas cosas, cansarme durante el día, tomar infusiones, mates e incluso unas naturistas pastillas para dormir sin ningún efecto colateral ni resultado evidente. Sin embargo el sueño volvió espontáneamente a mis noches pero al parecer no por mucho tiempo, entre noviembre y diciembre las “veladas” fueron mayores dormía por espacios de quince minutos pero muy ligeramente e incluso semanas enteras en que solo acumulaba cuatro o cinco horas de descanso. Llegué a los cuarenta y nueve días de insomnio.

Al comienzo la sensación de miedo y vacío se multiplicó. Un leve o quizá fuerte dolor de muelas, se siente el doble o triple o durante la noche, si tienes alguna angustia, ella te persigue mas de cerca cuando el día muere y la sientes mucho más pesada de lo que realmente podría ser

Pero a este respecto, es muy gracioso pensar en cómo el ser humano es un animal de costumbres, tras las primeras noches en vela, uno va acostumbrando y al cabo de acumular cuarenta y tantas noches lo tomas como algo normal. Yo llegué a acostumbrarme tanto que cuando logré dormir toda una noche y encima levantarme tarde al días siguiente, sentí que algo le faltaba a mi vida, que había perdido más de seis horas y para remate no recordaba lo que supuestamente soñé.

Hoy en día, quizá como residuos de las veladas que me acompañaron durante el año pasado, vuelven a compartir mis noches y han hecho de mi sueño un velo tan delgado que cada vez es más ligero, así que alguien padece de insomnio, solo le podría decir que tengan paciencia, que el sueño así como se va tarde o temprano regresa. ¡Buenas noches!


 

Free Web Counters & Statistics